La historia de Lacoste es la historia de una leyenda del tenis cuyas invenciones cambiaron el mundo del deporte y revolucionaron la moda para siempre.

lacoste-timeline-the20-header

Todo empezó con René Lacoste, un tenista que supo leer las oportunidades de su época y en 1933 creó una prenda que revolucionó por su estilo elegante sport. En el caso de Lacoste, su historia se desarrolla en paralelo al boom del deporte del siglo XX y a la ropa informal que dejó atrás trajes y corsés. Creada originalmente para la élite francesa en la década de los ‘30, hoy en día es un gigante con boutiques en el mundo.

René no era un hombre desconocido en su país. Todo lo contrario, era muy popular en su país por haber ganado tres veces Roland Garros, dos Wimbledon y otros dos US Open.

mag-header-us-victories

De hecho, junto a otros tres compatriotas, formaba parte del mítico equipo francés conocido como los mosqueteros. Pero aquí hay un dato clave: a él, particularmente, lo apodaban como “el Cocodrilo”.

¿Por qué? El capitán del equipo galo de la Copa Davis le había prometido regalarle una maleta elaborada con la piel de ese animal si ganaba un partido y la prensa estadounidense empezó a llamarlo así. Fue entonces cuando se dio el primer paso de lo que hoy es un imperio: con sentido del humor, René decidió seguirles el juego y comenzó a salir habitualmente a la cancha con un cocodrilo dibujado en su camisa.

lacoste-17

Así, mezclando su profesión con su visión empresaria, René vio una oportunidad incipiente: la de crear prendas deportivas para una sociedad que empezaba a desprenderse de los formalismos y saltaba a las canchas.

Su primera apuesta fue una polo de manga corta, cuello ribete-canalé y tejido de algodón ligero y transpirable a base de petit piqué, a la que -de más está decir- le bordó el ahora mítico cocodrilo.

De este modo fue como nació el polo Lacoste, conocido como el L12.12 en blanco, que se ha convertido en un símbolo de la moda y del marketing y que se mantiene joven pese a sus más de 80 años.

Weimark-Branding-Lacoste-POLO-L-12-12

En pocos años, las prendas Lacoste trascendieron al deporte y pasaron a ofrecer una imagen de cierta sofisticación con un toque sport. De hecho, se transformaron en la elección preferida de los que querían un look “de calle” o para el fin de semana: la elegancia de Lacoste está en el equilibrio entre informal y sofisticado, relajado y distinguido,  “unconventional chic”, o elegancia inusual, como es el lema elegido para las últimas campañas.

mod-bs-rene-spirit